Viernes, 15 de enero de 2010
wikiquote

I come in a world of iron to make a world of gold.(Extraído de Wikiquiote)

No tenía ni idea de quién era Castresana hasta que no leí lo de Rosenberg. Aún no me he enterado si es fiscal o juez, o si es intercambiable. Al enterarme de su objetivo en Guatemala, la anticorrupción, no puedo negar que se me abrieron los ojos, por no decir que se me salieron de las órbitas, dado que Castresana sale de España....así, sin extenderme mucho, tan solo diré que la corrupción ha congestionado el sistema democrático, ha socavado la confianza del ciudadano en los partidos políticos, y que nos han trasladado a la época de Cánovas y Sagasta con su putrefacto turno de partidos, aunque pasando turno las más de las veces. También podría ser recibido con cautela en Guatemala un juez, o fiscal, de un pais donde un juez que se deja sobornar por 70.000 € pueda volver a ejercer sin haber pasado por galeras, o por el psicólogo, o que otro pida un certificado de defunción de un dictador a los treinta y tantos años de que muriera en la cama, o suma y sigue....

En fin, Iberoamérica, la sociedad romana trasplantada al Nuevo Mundo, pero regida por la oligarquía, que es lo que queda de la aristocracia cuando se le pasa la edad de leer El Guerrero del Antifaz (es difícil pasar a Erasmo).

Pues sí, no sé qué le pasó a Sudamérica que la Libertad, Igualdad y Fraternidad, pilares de una sociedad, están secuestradas en la mansión de alguien. Pero bueno, sigámosle la pista a Castresana. Ha dado cuatro paquetes de reformas, tal como leo en la prensa:

"Se trata de cuatro paquetes de reformas que afectan a distintas leyes" sobre trata de personas, anticorrupción, sistemas disciplinarios para la Corte Suprema y el Ministerio Público (fiscalía), y coordinación entre las instituciones encargadas de la seguridad y la justicia, explicó el magistrado español.

Y digo yo, ¿no podría haberle dado al Congreso guatemalteco una fotocopia de aquel fragmento del evangelio según San Lucas?, readaptado a la actualidad si se quiere, que donde diga repartir las túnicas hable de una reforma de la política fiscal, digo yo.

En aquel tiempo, la gente preguntaba a Juan:
- Entonces, ¿qué hacemos?
11 Él contestó:
- El que tenga dos túnicas, que se las reparta con el que no tiene; y el que tenga comida, haga lo mismo.
12 Vinieron también a bautizarse unos publicanos y le preguntaron:
- Maestro, ¿qué hacemos nosotros?
13 Él les contestó:
- No exijáis más de lo establecido.
14 Unos militares le preguntaron:
- ¿Qué hacemos nosotros?
Él les contestó:
- No hagáis extorsión a nadie, ni os aprovechéis con denuncias, sino contentaos con la paga.

Yo me hago la misma pregunta que Vds., ¿era necesario preguntar eso a Juan Bautista para saber lo que está bien y lo que está mal? ¡Qué locura, Dios mío!
En paises donde la vida no vale nada, y muere más gente, y más lentamente, durante la paz que cuando están en guerra, permítanme que elogie a la Locura con the Man of la Mancha de Wasserman:
Too much sanity may be madness — and maddest of all: to see life as it is, and not as it should be!


Tags: castresana, libertad

Publicado por merops_apiaster @ 8:37  | divagaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios