Martes, 12 de enero de 2010

En este cuadro del Museo de Cádiz podemos ver lo que era la vida del pueblo llano hasta hace un par de generaciones, no más.
A falta de "procura existencial", o estado del bienestar, el arroyo estaba ahí. Aquí vemos el Deus Caritas Est en varias de sus vertientes, ágape y philia (cuidado donde ponemos las manos...uf, este pintor no deja títere con cabeza).
Los episodios de Casas Viejas recién comenzada la Segunda República, o la revolución de los mineros de Asturias, no es ideología marxista, es tan solo hambre. Ese hambre que hacía fracasar una y otra vez el constitucionalismo español (no me acuerdo cuántas constituciones hemos tenido los españoles...¿20?) porque no se come por decreto ley, y el antiguo régimen manejado por una oligarquía de allí te espero, pues eso, te esperaba con un mendrugo.
Hasta hace nada, unos 50 años, con lo que ganaba un jornalero al día no tenía para comprar un kilo de trigo. El día que libraba de las gañanías, cada 15 días, el patrón lo podía tener esperando todo el día en la puerta de su casa para pagarle...un desastre. Que el que puede abusa. Y precisamente ahora se abusó por la otra banda. Que si huelga, que si paro, que si desayuno, que si la hora del cigarrito...Que el que puede abusa. ¿Y qué pasó? Pues lo de Air Comet....que la cometa se fue por los aires.
La reflexión viene por la complejidad de la mente humana. Antes todos trabajando no daba para comer. Ahora no se sabe qué hacer con el ocio.
Roma no se atrevió a aventurarse en la revolución industrial, tal vez porque no sabía que hacer en un sistema esclavista (como los estados sudistas, o la misma España con los jornaleros). Roma se hundió en la Edad Media, y de esta edad-tugurio no se salió hasta que el oro fluyó de América...que me digan a mí que la inflación es mala.
¿Es inflación darle a la máquina de los billetes para pagar un servicio público? ¿Para pagar pensiones justas? ¿Es preferible inventarse una crisis virtual que sufrirán pobres de verdad?
Publicado por merops_apiaster @ 21:24  | divagaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios