Domingo, 25 de enero de 2009
Estamos en crisis, no sé cómo ha sido, pero efectivamente no hay un euro en la calle. Antes se decía que en España había una cuarta parte de los billetes de 500 € de Europa, a pesar de que yo, si lograba ver alguno me entraba una cosa por el cuerpo como si estuviera en un encuentro en la tercera fase con un marciano, ahora no hay dinero ni regalándoselo el gobierno a los bancos.
Se podría aprovechar la crisis para reactivar algunas instituciones que se abotargaron durante los tiempos de bonanza. Darle una podita a alguna rama que creció más de la cuenta y que enmarañó el árbol. La comodidad y el dinero fácil, y ficticio (el dinero siempre es ficticio, la capacidad para generarlo en un momento dado es lo real) taparon ciertas carencias de la sociedad española, ociosa y acomodada donde las haya.
Así se malemplearon recursos. Funcionarios "trabajando" para los asuntos sociales siempre de baja, que si un día el dentista, el otro la barriga, el parto... que si ya lo tramitaré mañana. Que si una oficina para fomentar el alquiler, y mientras los juzgados colapsados incapaces de tramitar un desahucio por falta de pago en un plazo razonable...Que si tantos millones para tal obra, y a los dos meses hay que estar parcheándola, o está cortada al tráfico por hundimiento total...Y no pasa nada...
Está claro que la piedra clave de cualquier reforma es la Justicia, pilar de la confianza entre individuos, argamasa, pues, de la sociedad.
Pero es que precisamente es la Justicia donde se han dado cita todos los males de España, soberbia, desmotivación, no es un lugar donde acudir a reclamar las deudas rápidamente, a recuperar la vivienda dada en alquiler, a evitar la corrupción, a proteger ciertos valores que merecen ser respaldados con leyes para que haya "grandeur", ese tufillo patriótico del que hablaba De Gaulle, que hacía que el barro cobrara vida, o idea madre, como la soñaba la generación del 98. (Ganivet, ¿por qué te suicidaste?)
Sin embargo tenemos un pais especializado en morosos que no pagan deudas ni equivocándose, político es sinónimo de mangante, imposible arrendar una vivienda. Roban hasta en los cementerios. Los peces gordos siguen sin ir a la cárcel y sin devolver lo robado. Los chicos van al cajón, después de que los pillen robando 30 veces (un millón de veces más y robarían una cantidad equiparable a la que ganó el yerno de Aznar en comisiones absurdas del Ave) y cuando van a la cárcel mejor no hablar, van a barrer...pero por mucho que barra un hombre, si no hay caridad...
Por cierto, los jueces quieren ir a la huelga... Por favor, seamos serios, lo que tenéis que hacer es trabajar. Llegar los primeros al juzgado, no irse a desayunar a la hora en que tenéis señalados los juicios, hablar con los funcionarios a ver donde están atascados y a ver lo que hacen, respetar para que os respeten, no ser chulos...que vais a ir al infierno, y no mireis el nombre de a los que juzgais.


Tags: crisis, justicia, tercer mundo, poda, huelga jueces, primer mundo

Publicado por merops_apiaster @ 22:56  | divagaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios