Martes, 16 de septiembre de 2008
Cuando la ministra de la vivienda hablaba de casas de 35 metros para los jóvenes de la clase media, atrapados entre los pobres que no pueden declarar ingresos para no perder la vpo por pasarse en 100 € y entre los nuevos ricos que no sabían dónde meter el dinero, se vino a Vejer, al agujero ese de debajo de la carretera que veis en la foto, un joven alemán.
tuberia desagüe

No me refiero al alemán de talla enorme que se ponía a pedir al lado del BBVA en frente de la plaza de abastos de Barbate, no, ese dormía en un tugurio en medio del pinar. Ese tenía una pensión en Alemania y no sé lo que pasaría con él. Éste, el de Vejer, venía también de Alemania, pero era Kazajo, sí, de Kazajistán. Descendiente de esos alemanes que envió Hitler a la antigua Urss a repoblar aquello de raza aria. Una vez venida la Urss al hambre más total, como no es posible imaginar, vaya frascaso, el gobierno alemán actual rescató a todos los que quisieran volver.
Pues ese volvió, y de Alemania se vino a España, a la solución habitacional de debajo de la carretera. No tenía zapatos, ni abrigo, ni comida, ni dinero. Intenta tú entrar así en Austria o Alemania, a ver a donde te mandan. Sí traía papeles.
Al poco de estar ahí, en cuanto se hizo notar rebuscando en la basura de la Barca para comer, vino la policía local, le preguntó si quería algo, pero este no entendía español, realmente parecía mudo, y la poli se fue sin esperar la respuesta. Los servicios sociales del ayuntamiento hicieron mutis por el foro. Yo me preguntó qué tiene que hacer la asistenta social ante un caso de estos. Por un lado está la mendicidad libre, por otro la mendicidad del toxicómano con o sin gorrilla, la mendicidad de la pobrecita llena de llagas que recorre Barbate empujando una silla de ruedas al más auténtico estilo de Diógenes (omnia mea mecum porto -todo lo mio llevo conmigo-), e incluso el vagabundo que pueda tener un problema mental y pudiera ser un peligro. De todos estos tipos se ocupaba personalmente Luis Rojas Marcos cuando se ocupaba de los asuntos sociales en Nueva York. No se le ocurría escaquearse. Eso de los mendigos tirados en el suelo o por cogerte el carrito de la compra va quedando reducido a Vejer y a Barbate.
Bueno, pues a nadie se le ocurrió consultar con el consulado alemán para que informara sobre el individuo. Se aceptó que era un nuevo anacoreta, y se presumió su bondad. Lo más cómodo. No se ocuparon de su calzado, se le veía sacarse las púas de los pies delante del "bujero" habitacional, ni de su abrigo, de nada. Ahí quedaba.

Podría contar barbaridades, y es que los asuntos sociales necesitan una garrafa de "caritas", de "amor", o un saco de "all brawn" en último extremo. Para abreviar diré que por fin este hombre robó. Afortunadamente para él, era alemán y se personó inmediatamente el cónsul de su pais para comprobar que le ponían un intérprete y gestionar incluso su vuelta a casa (igualico que el embajador español en Londres, que no te deja ni hacer una fotocopia en la embajada, aunque tengas que irte al quinto pino para hacerla) y que informó de que lo buscaba su familia porque había abandonado un tratamiento psiquiátrico, y además, desde Alemania al sur de España había dejado un reguero de pequeños robos con fuerza debido al hambre extrema que pasaba.

En la foto se ve la puerta de salida trasera que tiene la solución habitacional admitida por los SS (servicios sociales) de Vejer.


casa con dos puertas

Cuando uno cobra a fin de mes por hacer el bien, por lo menos debería hacerlo bien.
Por cierto, viendo la foto, ¿hay algún metro cuadrado de este pais que no esté cubierto de restos de plástico y basura?







<!-- http://contadores.miarroba.com  -->
<script type="text/javascript" src="http://contadores.miarroba.com/ver.php?id=545744"></script>
<!-- http://contadores.miarroba.com  -->

Tags: vivienda social, servicios sociales, mendigo, solucion habitacional, ministerio vivienda, vpo

Publicado por merops_apiaster @ 1:02  | divagaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios